Felipe Martínez Marzoa
Inicio
Incidencias
Rectificaciones
Libros más recientes
Documentos
Documentos-2
Documentos-3
Documentos-4
Documentos-5
Documentos-6
Documentos-7
Documentos-8 (2018)
Documentos-9 (2019)

 

 Se suele admitir que la manera actual y ortodoxa de exponer el cálculo diferencial e integral resulta de la urbanización (Weierstrass etcétera) de la terminología y la sistemática, de suyo más “infinitas” e “infinitesimales”, de Leibniz. Está por ver si la urbanización expulsa los conceptos “infinitos” e “infinitesimales” o si simplemente los concentra en un punto y, ahí, los perdona. El punto es el concepto de límite con sus épsilon y sus delta. Lo que ahora nos interesa decir es que aquellos conceptos “infinitos” e “infinitesimales”, tal como en efecto se dan, no tienen en absoluto que ser expulsados (aunque sí puedan dar lugar a más de una salida y a discusión sobre ventajas de unas y otras); no tienen que serlo, por lo mismo por lo que el historiador de la filosofía rechaza con toda razón el empleo aquí de expresiones como “infinito en acto” y similares; no hay nada de eso, tampoco en Leibniz. Lo que hay es lo que contrapositivamente, como concepto moderno de lo matemático en contraposición al math- griego, expongo, por ejemplo, en el subcapítulo 6.2 de Muestras de Platón y en el capítulo 4 de Distancias.